jueves, 6 de agosto de 2020

La agonía de un régimen : la monarquía tocada



Bueno pues ya ha estallado lo que la clase política y gran parte de la prensa ya sabían y  casi  todo el pueblo ignoraba. Un servidor ya se figuraba que el “pájaro” era de cuidado, aunque no alcanzaba conocerlo al nivel de los más expertos. Es una asignatura que he ido aprendiendo poco a poco.


Servidor, allá por los años 2000 y por razones profesionales que no vienen al caso, trabó cierta relación con algún federativo de la Vela en el País Vasco. Todo empezó cuando el tal federativo me hizo saber que la mayoría no sabía nada, que no sabía en realidad quién era el caballero en la distancia corta y menos como reaccionaba frecuentemente ante la más mínima contrariedad : malas maneras, lenguaje soez y faltón, creo que fueron sus palabras.


La gente estos días ha ido sabiendo más, es decir, del trasiego de maletines, comisiones y cuentas en el extranjero, todo ello gracias a la complicidad de sus amigos los reyezuelos criminales de Arabia Saudi y de los emiratos del Golfo Persico. Menudos amigos y compañía, como el que se confiesa su “hermano”, es decir el sátrapa de Marruecos. Siempre al lado de lo mejor.


A mi, su líos de faldas me dan igual, aunque algunos hayan calificado  al Emérito de un verdadero depredador sexual, emulando al parecer a su pariente Isabel II, de la cual dicen que por su alcoba desfilaron todos sus ministros.


Pero a mí, lo que francamente me ha dolido, son las recientes revelaciones del departamento de estado de EEUU y la CIA, al desclasificarse determinados documentos. En el año 1975 como se sabe, estuvimos a punto de entrar en guerra con Marruecos con ocasión de las descolonización del Sahara y la archioconocida Marcha Verde. EEUU apostaba en la disputa por Marruecos, pero también España era su aliado y el futuro de la monarquía con Franco a punto de morir resultaba un tanto incierto. Así las cosas, el Borbón privó a los saharauis del referéndum al que la ONU nos obligaba para que decidieran su destino y entregó el territorio y sus habitantes a Marruecos, a cambio del apoyo de EEUU a su consolidación como rey de España.


A mi en la escuela me enseñaron que los saharauis eran españoles ( tenían carné de identidad y representación en las Cortes franquistas) y el Sahara era una provincia más de España. Había acabado mi servicio militar hacia un par de años, la verdad bastante harto, pero si me hubieran llamado a filas de nuevo para defender el Sahara no me hubiera importado. Y como a mí, a muchos de mis compañeros y amigos de juventud , que ya entonces nos movíamos en círculos y ambientes antifranquistas.


En síntesis, por intereses personales Juan Carlos I se vendió una parte de España y a parte de los españoles. Toda una ignominia que ya casi es una constante en la dinastía: Felipe V, el primer borbón, cedió Gibraltar a Inglaterra para firmar la paz en la Guerra de Sucesión y así acceder al trono de España ; y Carlos IV y Fernando VII, cedieron de buen grado toda España y sus habitantes a Napoléon.


La prensa extranjera estos días se escandaliza, no así la española que tapona como puede el escándalo y la vía de agua. Los grandes partidos ( PP, PSOE y VOX ) callan sino apoyan al presunto delincuente y hasta PODEMOS ( todo por el puesto y su salario, claro) se dispone a lavar el asunto con unas cuantas críticas a la monarquía y a proponer una ley organica que la consolide de otra forma, y con ciertos cambios en la persona de Felipe VI.


Y mientras tanto, con tanto sufrimiento en la calle, con recortes salvajes que vendrán en una economía arruinada, con la pandemia, con tanto negocio cerrado, ERTES y ERES, la gente está indignada y enfadada de tanta mentira, de tanta corrupción.


Los medios de comunicación, el Ibex y los partidos políticos a su servicio, que son casi todos, se disponen a hacernos tragar con ruedas de molino y a hacernos saber que nuestro actual rey no sabia nada de las andanzas de su padre y que no figuraba, como figuró, como beneficiario en su fundación panameña.


No se lo va a creer nadie.


La monarquía está tocada y el siguiente en dimitir, tarde o temprano, será nuestro actual rey.


sábado, 1 de agosto de 2020

Baturradas, las justas

Con la que está cayendo, el dólar a punto de desplomarse, el oro por las nubes, rebrotes por todos los lados, la economía española desecha y en almoneda, y aún en esta región, la nuestra, a algunos les da tiempo para baturradas, a las que nuestro presidente, el baturro mayor, no desmiente e insinúa que son ciertas.


Ahora resulta que nuestros malos datos en rebrotes de Covid ( doblamos en infecciones a la siguiente región del país) no son tales y no es cierto que vayamos en cabeza y destacados. Lo que ocurre es que los demás, todos, son los que los ocultan sus datos, y nosotros al no hacerlo, somos victimas de nuestra esencial e intrínseca nobleza baturra. Y claro, la Virgen del Pilar ( pobre Virgen utilizada por lo más castizo y cacique de la región) es capitana de la tropa aragonesa contra sus enemigos los franceses, masones y rojos de toda laya.


Si lo de la manipulación de datos lo dice Torra o cualquier catalán, los epítetos de supremacistas, xenófobos, insolidarios y seminazis, ya retumbarían por todas partes y nuestro presidente entusiasta se habría sumado al coro.


Pues no señores baturros. No somos peor ni mejor que el resto de nuestros compatriotas. Es posible que en los datos de Madrid, comparando los ingresos hospitalarios con los contagiados en rebrotes, haya habido temporalmente una discordancia y una contradicción, pero ha podido deberse al retraso en el volcado de datos. Del resto de comunidades, que se sepa, a nadie le consta ocultación de datos. Ni en Cataluña, Las Castillas, País Vasco, Andalucía, Valencia y otras comunidades, consta este contubernio judeo – masónico- marxista.


Lo que sí consta señores baturros y simpatizantes del gobierno aragonés, es que vamos en cabeza de contagios y alguien, supongo, no lo habrá hecho muy bien las cosas que digamos. Porque vamos a ver ¿ no es verdad que en el tratamiento del importante foco de Binéfar, se llegó tarde y mal, y hubo omisiones previas más que escandalosas ? ¿ LLegó a cerrarse del todo ? ¿ Acaso no es cierto que por parte del gobierno aragonés se manifestó que no era el momento, después de lo sucedido, de buscar responsabilidades ? ¿ No hubo en enorme retraso en hacer Pcrs a segmentos importantes de la población ?


Son muchas las preguntas a responder, porque hay más.  Después de que la pandemia se redujera notablemente en toda España ¿ se incrementaron los Pcrs en las poblaciones de riesgo ? ¿ Hubo un plan específico para acoger a los temporeros agrícolas en la zona oriental de la provincia ? ¿ Qué se hizo para no bajar la guardia en las residencias de ancianos ?


No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que hasta  hace bien poco ( la memoria es corta) el baturro mayor proclamó a los cuatro vientos, que todo el mundo podría venir a Aragón, con casi todas las garantías. Y con toda la rapidez posible comenzó en la región a abrirse el turismo  y el ocio de toda clase. Hasta los alcaldes de Binefar, Barbastro y Monzón, que nunca se les vio reunidos ni para tomar café, se dispusieron a organizar un verano a lo grande, coordinando actividades culturales ( léase mayoritariamente, pan y circo) en toda la zona oriental. Menos mal que los rebrotes los detuvieron, pero eso nos una idea de la prudencia de muchos de nuestros políticos.


Señoras y señores, no estamos en presencia de una segunda ola del corona virus ( lo dice la OMS). Lo que ocurre es que el virus siguen entre nosotros y han existido muchas imprudencias levantando la guardia. Probablemente y eso será ocasión para un nuevo artículo, el turismo de masas y el coste bajo en el trasporte, sobre todo el aéreo, esté muerto y a lo mejor para siempre. Váyanse haciendo algunos a la idea y piensen en recambios, en un país donde el casi el 20% de nuestro PIB está en esos sectores.


Las cifras cantan. En Aragón no se han hecho bien las cosas y es algo que deberá investigarse.

Mientras tanto, de  baturradas, las justas.


domingo, 26 de julio de 2020

Un ensayo para el verano





Les había aconsejado en mi anterior artículo, para su lectura este verano una novela. La de Petros Markaris, titulada “ la hora de los hipócritas”. Ahora seguimos de recomendaciones y pasando al ensayo les propongo el libro titulado “ Resistencia y Lucha contra el Posmodernismo”. Lo edita LETRAME y su autor es Roberto Vaquero, licenciado en Ciencias políticas y actualmente cursando la carrera de Historia.

Se trata de un ensayo de apenas 185 páginas. Resulta entretenido, ameno y ligero de leer, lo que no impide que el ensayista utilice el rigor y el método científico y académico para defender sus tesis.

Roberto Vaquero, no esconde su ideología. Es más, la confiesa desde el principio, declarándose marxista leninista y desde ese punto de vista realiza sus análisis a la luz de la lucha de clases.

Según su autor, el posmoderrnismo es una doctrina corrosiva, decadente y degenerada que ha penetrado en toda la sociedad y es defendido por todos los medios de comunicación. Se ha convertido, podíamos decir, en una pensamiento único y uniforme, el de lo políticamente correcto, que consigue que todos aquellos que discrepen de sus tesis, sean señalados como peligrosos herejes y tildados de totalitarios y fascistas.

A Roberto Vaquero no le importa ser un hereje. Y desde esa prespectiva analiza en su libro los fenómenos más significativos del pensamiento posmodernista como son el feminismo, el veganismo, el animalismo, la doctrina queer y el lenguaje inclusivo. Aprovecha, por otra parte también el libro, para hacer una análisis del sexo y el genero, así como del consumo generalizado de drogas en nuestra sociedad, la prostitución y hasta el porno.

Como marxista y desde el pensamiento clásico de esta doctrina, por último Roberto Vaquero, denuncia frontalmente la infiltración de todas estas ideas en los movimientos actuales de izquierdas, lo que a su juicio desnaturaliza sus postulados, desmoraliza y crea rechazo  en la sociedad y divide la lucha de los trabajadores por su emancipación.

Algo similar, ya había publicado hace un par de años Daniel Bernabé con el elocuente título de “ La trampa de la diversidad”. Pero servidor que lo leyó, quiere expresar que se trató de una obra a medias. Si bien Daniel Bernabé dijo combatir ese posmodernismo, enuncia el problema pero no lo desarrolla y menos lo condena. Es como como si hubiera quedado atrapado por lo políticamente correcto y después de la faena- valga el símil taurino- nos se atreviera a entrar a matar.

Al contrario, el libro que les aconsejo entra de lleno en la suerte decisiva ( otra vez el símil taurino, y servidor no lo es) y desde luego, no les dejará indiferentes. Se trata de un libro valiente, digamos que plenamente a contra corriente, y de lo mas coherente con los principios ideológicos de su autor.

En poco tiempo ya va por su segunda edición y le auguro varias más.

miércoles, 15 de julio de 2020

Confusión y desconcierto : en la Franja y en el Segria


Son momentos de confusión y desorden. El viejo orden se está muriendo ( el corona virus aceleró el proceso) pero la inercia hace que el nuevo no llegue todavía.

En toda la zona de la Franja y en Lleida y el Segria no se han hecho las cosas bien y los rebrotes han aparecido. Pueden venir a Aragón tranquilos, dijo el baturro de las cinco villas, y poco después cuando nuestros alcaldes de la zona oriental se disponían conjuntamente ( Barbastro, Binéfar y Monzón) a llenar a lo grande el verano con pan y circo, perdón, le llaman cultura, zás, apareció de nuevo- pues no se había ido- el maldito y subversivo virus. Y venga, nuevamente Bajo Cinca, Medio Cinca y Litera, a la fase 2. Y claro,- yo me digo- cómo no iba aparecer otra vez, si ayer mismo me enteré que muy cerca de donde escribo ( no me hagan concretar más) se había celebrado una boda con 250 invitados.

Cuando se levantó la cuarentena muy probablemente desde Litera Meat- foco este en el que como se denunció en su día se actuó mal y tarde- ya se habría exportado probablemente al Segria parte de la pandemia, pues no en vano bastantes de sus trabajadores que residían y residen en LLeida iban y venían a diario en autobús. Pero también en el Segria se ha actuado mal y tarde y no se han instalado los oportunos albergues para acoger a temporeros, con suficiente espacio y medidas higiénicas que hubieran evitado en muchos casos el hacinamiento. En este sentido los ayuntamientos no han estado muy diligentes que digamos. Y la Generalitat tampoco, pues al parecer encargó el rastreo y seguimiento de la pandemia a una empresa como Ferrovial, que como constructora que es, nadie se explica qué hace en estas lides, y los resultados están a la vista. Un día habremos de escribir sobre la adjudicación de este oscuro concurso.

Cuando estas líneas escribo, lo que está sucediendo en Lleida está a punto de saltar a las comarcas de la zona oriental de nuestra provincia. Es decir, que corremos el riesgo otra vez de una pandemia casi descontrolada con un hospital como el de Barbastro que carece de los recursos adecuados como me he hartado de referir en numerosos artículos. En Lleida el Arnau que es un hospital muy bien dotado al contrario que el nuestro, según dicen muchos médicos estos días, ya está a punto de colapsar. Y ya que estamos de datos, hoy se ha sabido de un contagio de 29 temporeros en Albalate de Cinca.

Pintan bastos, y nuestros alcaldes callados, como es habitual. No soy partidario de cerrar la economía, pero entre esta y la sanidad, me decanto sin duda por la última.

A los fundamentalistas del mercado y la libre empresa, les diré varias cosas. La primera, que de sus fundamentalistas discursos el virus no es que se ría, es que se descojona. La segunda, que muchos ya estamos hartos de su radical y acientífica  teología. Y la tercera y última, que a ver si se dan cuenta que la vida ha cambiado, que nos ha cambiado a todos, y más vale que se vayan- que nos vayamos- adaptando, porque cuando la naturaleza dicta sus leyes es inexorable, y además no perdona.

Es imprescindible cambiar el modelo productivo y asumir entre otras que el turismo masivo probablemente ha muerto o se verá muy reducido, igual que el Low cost viajero.

Me despido, con un chiste, sino fuera para llorar. Una jueza de Lleida, haciendo de viróloga y con el apoyo de la Fiscalía, que no pierde ocasión de entonar el “ a por ellos” cuando huele a catalán, ante la gravedad de lo que está sucediendo en Lleida y el Segria, ha suspendido las medidas adoptadas por la Generalitat ( tarde, de acuerdo, pero necesarias medidas al fin y al cabo) por desproporcionadas según ella y su credo liberal fundamentalista. Vamos, la que nos faltaba, el broche final, pues en medio de la extrema gravedad, nos aparece el poder judicial, un poder que en los momentos de graves sucesos como es habitual, no sólo no ha conciliado las cosas, sino que las ha desarreglado.

Parece ser que la temeraria suspensión- noticias de última hora- ha sido rectificada con el dictado de un decreto ley por parte de la Generalitat y el apoyo del Gobierno central a las medidas de confinamiento adoptadas

domingo, 12 de julio de 2020

Cómo Colombia introduce el Covid en Venezuela






Como continuación de mi artículo en esta página  y en mi blog titulado " el Oro de Venezuela y su asquerosa majestad", les informo que el acoso y cerco a la República Bolivariana de Venezuela no sólo no cede sino que se incrementa.

¿ Saben por qué cuando se daban los datos de la pandemia en Latinoamérica,  no aparecía Venezuela ? 

Pues no aparecían porque eran los mejores, apenas unos cientos de contagiados y no más allá de 10 muertos. Estos espectaculares datos, que basta con compararlos con los de España, han empezado a cambiar a casi 8.500 contagiados y unos 80 muertos. Con ser todavía muy buenos al lado del horror de los datos en Colombia, Perú, Ecuador, Chile y no digamos Brasil y EEUU, la asquerosa y putrefacta prensa española, así como sus televisiones, ya ha empezado a " informar" con sus habituales intoxicaciones.

Lo que dicen e intoxican ya es grave de por sí, pero lo que aún es más grave, es  lo que deliberadamente callan, sin explicarles la causa principal  del incremento.

Por todo ello, les hago un pequeño resumen de dicha causa  : 

Gracias a una campaña de intoxicación en toda regla, hace un año o año y medio, muchos venezolanos ( está por saberse la cifra exacta) creyeron a la propaganda  y pensaron que fuera del país, donde es cierto se siente el acoso económico del que en todos los órdenes es objeto, se les abriría un conjunto de posibilidades para prosperar económicamente.  La ignorancia es ciega y muy atrevida. Les hubiera bastado visitar Lima en el Perú, o  la periferia de Bogotá en Colombia- por cierto que Venezuela cuenta con más de 5.000.000 de emigrados colombianos que han huido del paramilitarismo y la pobreza más extrema-  para darse cuenta que el paraíso de " leche y miel" que les pintaron en algunos países, no era en realidad más que  un infierno dantesco. Y digo todo esto, porque se fueron a países como Perú, Ecuador, Chile o Colombia. Si se  hubieran ido a Alemania o España, o Francia, aún se entendería, pero emigrar a los citados, hay que estar o trastornado o muy intoxicado. O las dos cosas a la vez.

Y en esas estaban los emigrados, sufriendo en esos países lo indecible, cuando apareció la pandemia. A partir de entonces, a  la pobreza extrema debieron sumar la xenofobia, el ser lanzados de sus más que humildes casas por no poder pagar las rentas, el maltrato de la policía, todo tipo de vejaciones y la imposibilidad de vivir de la economía informal en las calles y plazas. Así las cosas, desengañados del paraíso capitalista, versión Latinoamericana, que se les había vendido, humillados, vejados, arrepentidos y sobre todo enfermos muchos ellos por Covid,  como pudieron comenzaron a regresar a su país, Venezuela. Y lo hicieron a pie, porque los países " democráticos" lacayos del EEUU, impidieron y denegaron al gobierno venezolano  el permiso de aterrizar con sus aeronaves para repatriarlos.

Más de 70.000 ya han llegado a la frontera de Venezuela. Allí,  por una elemental precaución han sido ingresados en módulos donde se les han practicado las pruebas  de PCR ; al detectado como infectado por Covid, se le ha hospitalizado, y el resto han debido o están debiendo cumplir en estos momentos una cuarentena, con todas las atenciones en frontera del cuenta del estado de Venezuela.

Las cifras de infectados alcanzan casi al 40% de los llegados. Y las detectadas dentro del país, en ese mismo porcentaje o similar tienen su origen en países fronterizos, tales como Brasil y Colombia.

Pero ustedes se preguntarán  ¿ Cómo a pesar de esta medidas, se ha podido contabilizar en apenas un mes un crecimiento exponencial de infectados de unos cientos a más de ocho mil, las cuales aún siendo  cifras bajas,  son cuando menos preocupantes ? 

Pues vuelvo a explicarles : 

Les decía que aproximadamente 70.000 han llegado o están llegando a las fronteras donde están siendo atendidos. Pero otros 30.000 o 40.000 de estos infelices han sido captados de nuevo por la propaganda de mafias y paramilitares en Colombia- no sin la colaboración del gobierno  de  ese país- con el cuentico ( como diría un colombiano) de que o bien se les iba a impedir entrar a su nación, o al menos les iban a poner todo tipo de dificultades. Y así, sacándoles los pocos dólares que aún les quedaban después de su peregrinación, los están pasando por las espesas e impenetrables  trochas  fronterizas  que existen y que alcanzan casi 2.000 kilómetros.

En síntesis, se trata de una nueva operación  de agresión,  diseñada esta vez, para introducir el Covid en Venezuela.  Hasta el ejército de este país, ha detectado  pequeños telesféricos donde cruzan a estos pobres desgraciados ilegalmente la frontera, la mayoría infectados de Covid, a través de caudalosos ríos. 

Así se explican las cifras de incremento en Venezuela del Covid, y no en las mentiras e intoxicaciones de nuestros asquerosos medios de comunicación  que ya han comenzado a lanzar. Yo de ellos, me he librado hace tiempo, y he colocado la aplicación de internet en mi televisor. De esta forma veo en canal you tube, donde al lado de mucho friki, fascista y aventurero, también con un debida selección se pueden ver televisiones extranjeras y blogs ( denominados you tubers)  así como canales de analistas muy capaces, cultos y sobre todo honrados.

Háganme caso y desconecten. Serán mucho más libres.

Les dejo al comienzo de este artículo un video donde las fuerzas armadas de Venezuela, interceptan un telesférico rudimentario e  ilegal donde se pasaban a venezolanos hacia su país fuera del control fronterizo. 







viernes, 10 de julio de 2020

Una novela para este verano


Siempre he sido más amigo del ensayo que de la novela. Pero ello no quiere decir que de vez en tanto no incursione en ese género, bien a través de lo clásicos y hasta en las de actualidad. En este capítulo, puesto a aconsejar una novela para este verano, me he decantado por lo que se denomina el thriller o novela negra. Ya sé que en este rubro, sobre todo en el policíaco, han venido destacando los autores escandinavos, aunque a mi con su pesadez no me van. He preferido a este respecto la figura de un mediterráneo. Me estoy refiriendo a Petros Markaris.

Comencé hace tiempo a leer a este griego insigne, gracias a la recomendación de otro griego buen amigo que vive en mi pueblo, donde reside hace más de 25 años. La traducción de sus novelas es perfecta, algo de lo que me dado cuenta y ha ratificado mi amigo el heleno.

Tiene títulos memorables, tales como Noticias de la noche u otra de sus novelas titulada Pan, educación y libertad. Publica en Tusquet editores y si lo leen les aseguro que no les defraudará. Será un lectura de calidad y a la vez entretenida para este estío.

Con un estilo, suelto, dinámico y entretenido, las novelas de Petros Markaris, se enmarcan en la desoladora crisis que ha sufrido Grecia todos estos años, a raíz del estallido de las burbujas, con su secuela de pobreza y miseria. Y todo este escenario se narra siempre a través del mismo personaje que aparece en todas novelas : el comisario Kostas Jaritos, un hombre honrado, profesional ante todo, pero al que los dramas que contempla no le son ajenos, aunque por encima de todo ello deba cumplir con su deber.

Muchas veces los delitos en que interviene Kostas Jaritos, beben en la dramática historia reciente del pueblo griego: la resistencia contra el invasor alemán durante la segunda guerra mundial, la guerra civil que siguió, la dictadura de los coroneles y la democracia reinstaurada, que si bien entró en la UE, pronto degeneró en corrupción y nepotismo, hasta nuestros días.

Resulta entrañable en casi todas sus novelas, la amistad del comisario con un viejo y coherente luchador comunista, un tal Zisis, cuya amistad se fraguó entre ambos al tener que detenerlo en la fase de la dictadura de los coroneles. Enemigos entonces, los dos alcanzaron a conocer y admirar la talla moral y sólidos principios de su adversario. Con la amnístia y la libertad de Zisis gracias a la llegada de la democracia, aquella admiración se tornó en entrañable amistad.

No es la primera vez en la  que Kostas Jaritos, para encontrar las claves de oscuros crímenes contra funcionarios corruptos, políticos venales y oscuros oligarcas, se vale en sus pesquisas de las opiniones de su amigo Zisis.

La última novela, que he devorado estos días, se titula La hora de los Hipócritas, en la cual una parte de las clases medias arrastradas a la miseria comienza a tomarse la justicia por su mano. No les cuento más, sólo que este es un escenario en el que si la desigualdad y la pobreza siguen avanzando, podría escribirse como posible en cualquier país.






martes, 7 de julio de 2020

El oro de Venezuela y su asquerosa majestad.

Una vez más la noticia ha pasado desapercibida. Lo que no interesa no existe para la máquina de propaganda de occidente, llamada  también medios de desinformación y manipulación.

Venezuela, sí Venezuela, el diablo, la encarnación del mal para todos aquellos que quieren saquear el país, devolverlo al estado de colonia y robarle el petroleo, tenía depositadas 31 toneladas de oro en el banco de Inglaterra, valoradas alrededor de 1.500 millones de dólares en garantía de la devolución de ciertos préstamos a sus acreedores y otras compras, todas ellas a esta fecha saldadas/os y pagados/as.

El gobierno británico de su asquerosa majestad, se ha negado a devolvérselos en el mejor estilo de su admirado pirata Drake. Como la decisión ha sido recurrida ante un juez tan asqueroso, como su asquerosa majestad, el fallo ha vuelto a negar la devolución y entrega, aduciendo que en su día un tal Juan Guaido se proclamó presidente de Venezuela y el actual gobierno no es el legítimo.

Cierto que Guaidó hizo tan proclama, tal cual cualquiera de nosotros puede proclamarse Papa al margen del Vaticano, pero lo cierto es que en el acoso y derribo a la república de Venezuela, EEUU lo reconoció como el nuevo presidente, aunque no le obedeciera ni la policía municipal de su pueblo, y seguidamente 54 países más, lacayos y palanganeros del imperio, siguieron con la medida, entre ellos, cómo no, el primer palanganero que fue España junto con el Reino Unido.


Los otros 166 países del resto del planeta tierra, se desmarcaron de la bufonada y por supuesto la Naciones Unidas ( ONU) que sigue reconociendo como gobierno de Venezuela a aquel que lo ejerce todos los días, es decir el presidido por Nicolás Maduro Moros.

Es tan poco jurídica la decisión del Reino Unido, tan pirata respondiendo a su natural, que se da la circunstancia de que su asquerosa majestad británica recibió y acreditó como embajador de Venezuela en su país a la persona designada por el actual gobierno ;  y así mismo,  el gobierno de Venezuela, acreditó y reconoció en el país caribeño a la persona designada por el gobierno de su asquerosa majestad.

Esto se llama en derecho, la doctrina de los actos propios, contra los que uno en el ejercicio de su derechos no puede vulnerar. Pero, ya se pueden ustedes figurar lo que le importa a un pirata todo esto y el derecho internacional.

Tampoco el gobierno de su asquerosa majestad ha hecho nada por entregar el oro el gobierno fantoche de Guaido, ni incluso hacerlo a las Naciones Unidas para que estas en momentos de pandemia lo administre en Venezuela en alimentos y medicinas.

Los principios del buen pirata le impiden estos concesiones de clemencia. Simple y llanamente quieren quedárselo, como se quedaron en su día las mejores piedras, frisos y joyas del Partenón griego.

Un día les cuento todas las canalladas que  el Reino Unido ha dejado como sembrados de muerte por todo el planeta en los últimos 300 años.