domingo, 19 de agosto de 2018

Vienen muy malos tiempos


Lo ha dicho Jordi Cañas, uno de los líderes de Ciudadanos, y lo ha dicho alto y claro, según publica Directe.cat : " os vamos a montar un Ulster, que os vais a cagar". Antes de hablar así, sus falanges asaltaron el Ayuntamiento de Reus, y por la fuerza, que emplearon  contra  el alcalde la ciudad, que trató de impedirlo, retiraron un cartel a favor de los presos políticos del balcón municipal. Sería un acto más ( de los muchos que a diario realizan) sólo que en esta ocasión, Ciudadanos emitió un comunicado apoyando el asalto e incitando a arrancar toda la cartelería y signos independentistas de los espacios públicos. Ellos, tan amantes del Estado de Derecho, han llamado a tomarse la justicia por su mano a sus gentes, como en Arenys de Mar, donde se agredió a una persona con arma blanca por reprochar la retirada de lazos amarillos.

En resumen :  lo que está sucediendo en Cataluña, los medios  lo ocultan o disfrazan de "enfrentamientos entre catalanes", donde siempre agreden  los mismos y reciben los independentistas. No es algo espontaneo y responde a un escenario guerra civilista perfectamente planificado. Obedece a una estrategia de terror perfectamente diseñada. Ya se han quitado la careta.

Esta gente- lo presiento- ante de morir polítticamente, en Cataluña y en el resto de España, la va a organizar. No les importaría un nuevo 1936. Otros signos en el resto del Estado, hacen presagiar lo peor.

El poder judicial va desmandado, perdiendo  el poco prestigio que ya le queda. Se inventan delitos cometidos en el Tribunal Supremo, y en la Audiencia Nacional, mientras en Europa rechazan todas sus resoluciones. Ayer mismo, en los comandos agresivos que recorren Cataluña, fue identificado un guardia civil de paisano ( la punta del iceberg, de lo que muchos ya saben), y en el homenaje a las víctimas de los atentados de las Ramblas, la plaza de Cataluña aparecía vacía, algo que, de nuevo, los medios ocultaron.

Y no fue nadie, o apenas unos cientos, porque se veían venir el festival " españolista" que algunos iban a organizar, con la excusa de las víctimas del atentado terrorista. Efectivamente, no faltaron a la fiesta los de siempre, convenientemente disfrazados de banderas, gorritos con la enseña nacional y capacidad de insulto y agresión por todas partes. Observándolos, lo que menos aparentaban era el ir a un funeral por las víctimas. Ellos iban a lo suyo, a gritar que los discursos del funeral se hicieran en castellano y a insultar y amenazar a todo aquel que llevara un lazo amarillo, o identificaran como independentista. Apenas unos cientos, pero altamente agresivos. 

Otro espectáculo de lo más bochornoso. 

El gobierno de la nación y la oposición, no saben como salir de este atolladero. Son incapaces de afrontar un problema político, como es el catalán. El aparato del Estado, ya está dejando de quedar sometido a  la ley. Ha tomado partido, como hiciera en su día el Rey y obedece a otros intereses.Y para evitar la secesión catalana, o una negociación para encajar Cataluña en España de otra forma, están dispuestos a cualquier cosa.

Vienen muy malos tiempos.


PD.-  ¿Lo quieren más claro ? Uno de los magistrados del Tribunal Supremo ( ignoro de qué sección) ha comentado en las redes, que la pancarta exhibida contra el Rey en la Plaza Cataluña, es delito. Cuando un catedrático de Derecho Constitucional le ha llevado la contraria, amparado en la jurisprudencia del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, le ha respondido que" vaya a dar lecciones a quien se las aguante".

Lo dicho. Van desmandados y desbocados. Y este señor, pertenece al Tribunal Supremo, cuya sección penal, va a juzgar a los presos políticos catalanes. Ustedes mismos.



PD.- Más todavía. Es que no paran. El tal Giirauta de Cds, otro energúmenos, en su calidad de diputado autonómico, ha llamado a desobedecer a los mossos de escuadra. ¿ Hay o no, todo un plan para desestabilizar Cataluña y sumirla  en un Ulster ? 


miércoles, 8 de agosto de 2018

La policía nacional

LLevo unos días sin actualizar el FACHÓMETRO.  No se crean por esto que ha desaparecido. Recientemente, rebrota con fuerza. Pintadas, agresiones, amenazadas, eso sí, todas muy " constitucionalistas" que es como el fascismo se hace llamar ahora.

En Badalona, ha sido agredido un hombre que trató de impedir que un energúmeno arrancara carteles en la sede de ERC. A varios diputados, independentistas, claro, les han tuneado, pero a peor, sus automóviles.  Y lo que es ya más preocupante. Dos diputados de ERC autonómicos, al pasar por la comisaria de Via Laietana en Barcelona, nada más y nada menos que el  policía nacional de centinela en el edificio, provisto de arma larga, se alejó un trecho  de su puesto para interceptándolos en plena calle,  escupir al  lado de esos parlamentarios y seguidamente espetarles la linda frase de " hijos de puta".

Días antes, como les relaté, otro policía nacional también en la calle agredió físicamente al periodista Jordi Borrás, dejando su marca de guerra en forma de graznido : "Viva Franco, Viva España". Cuando varios paseantes se acercaron para auxiliar al agredido, enseñó todo ufano su placa de policía. 

Servidor, que hizo el servicio militar  obligatorio ( un año y cuatro meses) y en esas lides estuvo de centinela armado, día y noche, en muchas ocasiones en las dependencias de su cuartel, y en maniobras en alta montaña,  sabe perfectamente cuáles son los derechos y sobre todo las responsabilidades del centinela. 

Lean lo que dice el Código de Justicia Militar al respecto. Pero como- dicen- somos un "estado de derecho", no pasará nada o a la sumo una advertencia al energúmeno, entre otras cosas porque la Policía Nacional no es un cuerpo militar.

Va siendo hora de decir algunas cosas, que son vox populi. Estamos unos cuantos,  hasta los cojones, con perdón, de muchos musculitos de gimnasio y media neurona en la cabeza, que se vienen colando en la policía nacional. Y en muchos casos de falta de disciplina en el cuerpo. Y lo siento por lo buenos policías, que los hay y muchos.

Con franqueza, en la Guardia Civil no me represento hechos semejantes. La disciplina en este instituto como cuerpo militar,  es otra.

A mi- y es una opinión- nunca me hicieron gracia  las asociaciones  o sindicatos de jueces, fiscales, militares  o policías. Tienen sus derechos y es evidente, pero bien pueden ser salvaguardados por oficinas públicas, a cargo de juristas independientes de verdad. 

Los antecedentes militares de las Juntas de Defensa, creadas durante el reinado de Alfonso XIII y que fueron la antesala de la dictadura de Primo de Rivera, nunca me hicieron la menor gracia.








lunes, 6 de agosto de 2018

Magnicidio frustado en Venezuela




Como era de esperar la asquerosa y manipuladora prensa española, ante la evidencia del intentado magnicidio contra Nicolás Maduro, anda poniendo en duda el atentado mismo. Que si fue una bombona de butano cercana que explotó casualmente, que si se trata de un autentado preparado, etc, etc. Eso mismo hacen nuestros dirigentes políticos, condenándolo con la boca pequeña, si es que lo condenan y no guardan silencio.

Les dejo un video- que naturalmente no verán en muchos diarios y televisiones de España- donde se ve perfectamente aproximarse al drón y posteriormente explotar. Parece ser que los dispositivos electrónicos de protección lo hicieron explotar antes.

Ya van dos golpes de estado frustados contra el gobierno venezolano y dos campañas de guerra urbana a base de matar en el primera más de 43 personas y 140 o más en la segunda : chavistas quemados vivos, helicópteros bombardeando instalaciones oficiales, francotiradores, explosivos  y destrozos.  A eso lo llamaron en España " represión de pacíficos ciudadanos por la fuerzas de seguridad chavistas".

A Pablito, el de Podemos, no le gustaban los " presos políticos en Venezuela". Donde por lo visto le gustan y anda callado es en España, a pesar de que no haya habido ni un solo incidente violento. Me estos refiriendo a los catalanes y varios raperos por dar opiniones.

Al imperio ya solo le queda la invasión directa de Venezuela. Y probablemente lo intente, como no desde Colombia. Es muy fácil inventarse un incidente fronterizo. Son especialistas en estas estrategias.


miércoles, 1 de agosto de 2018

De nuevo el taxi y la familia Arrimadas


Antes de empezar como suelo hacer, les pongo al corriente del Fachómetro del día. Por el pueblo de Verges acudiendo a la llamada del partido falangista- ultraliberal ( joder que combinación), denominado Ciudadanos, y armados de cuchillos ( nos vamos acercando al muerto o muertos)  unos cuantos sujetos han intentado retirar, por la noche y encapuchados, varias esteladas. Unas valientes mujeres se lo han impedido.

Hecho el preámbulo, vayamos al tema del artículo.

Ya hemos sabido a qué se debe el silencio de la locuaz señora Arrimadas en el conflicto del taxi. Su marido  es el propietario o al menos uno de los altos de dirigentes de la empresa que asesora a la plataforma digital UBER, la gemela de CAFIFY.

Todo queda en familia. Gracias a estas plataformas, muchos taxistas adquirentes de licencias a precios de oro, y que con su esfuerzo se ganan la vida trabajando jornadas  más de 10 horas al día, como empleados o autónomos de la explotación de dichas licencias  están a punto de perder su empleo en nombre del sagrado mercado y la no menos sagrada competitividad.

Si como denuncié en mi anterior artículo sobre el taxi,  el franquismo permitió que se mercantilizaran las licencias de taxi, al permitir venderlas o heredarlas, el nuevo sistema UBER o CAFIFY pretende arrasar con todo, y ponerlas en manos exclusivas de las multinacionales. Los nuevos señores feudales de nuestra sociedad.

Al permitirse la mercantilización de las licencias, durante el franquismo, los especuladores hicieron su agosto y muchos trabajadores sólo pudieron acceder a trabajar de taxistas pagando generosas  sumas a estos vendedores de licencias. Y este sistema corrupto lo creo el régimen en el que el papá de la señora Arrimadas era uno de sus colaboradores. Policía era, y dicen que afecto a los servicios de la brigada político social, lo peor de lo peor.

Han pasado los años, y con los nuevos tiempos, los especuladores o sus protectores, sólo han cambiado de táctica, pero no de método. Ahora el marido de la Arrimadas, en clave ultraliberal, es uno de los conspicuos asesores de los que pretenden hacerse con este mercado. En nombre de la libertad, de mercado naturalmente ( en la la otra ya no creen tanto).  Pero como el espacio en las ciudades es limitado y los problemas de contaminación acuciantes, por mucho mercado que vendan estos nuevos especuladores, tarde o temprano ( y ya se ha comenzado a hacerse) los UBER o CABYFY, tendrán que trabajar de forma regulada y sujetos a licencia. En una ciudad no puede haber más de un millón de taxis, por ejemplo. No caben y sus emisiones nos matarían a todos.

Por eso, cuando estas nuevos UBER o CABIFY, venden la moto de la libertad de mercado y el " cabemos todos en el negocio de la movilidad ciudadana", mienten como bellacos.

Y claro, cuando llegue la realidad y las nuevas licencias- que habrán arrasado con las anteriores de taxi- deban regularse,  los especuladores harán de nuevo el agosto, vendiéndolas o alquilándolas. Por el camino, muchos padres de familia con 10 horas diarias al taxi y endeudados, habrán perdido sus empleos. Será el precio a pagar por lo pobres para que  los ricos sean cada vez más ricos. A eso los cínicos de siempre y más de un progre imbécil, lo  llamará el progreso.

Como habrán visto, la familia Arrimadas, siempre cerca, de  los escuderos o partícipes, de tan saneados negocios.






lunes, 30 de julio de 2018

Actualización del Fachómetro : día 30 julio 2018.

 Aumenta el Fachómetro. Desgraciadamente, ya estamos más cerca  de los muertos, claro, " en un enfrentamiento entre catalanes" como ya se prepararan a informar los manipuladores de siempre. 

Ayer en Manresa, 7 independentistas atendidos en urgencias, al ser agredidos por 7 fascista, perdón, ahora se hacen llamar " constitucionalistas"

domingo, 29 de julio de 2018

Taxis y conflictos

Mucho  me temo que este año ni el mes de agosto va a ser apacible. Es tal la crisis del régimen de 1978, y la monarquía como símbolo del entramado, que en  el traje los desgarros aparecen por todas partes, tanto en la estructura económica como la política. No se ha acabado de cerrar una costura, y automáticamente se abre otra. Parece como si hubiera  comenzado la liquidación,  acompañada  de "un salvase quien pueda" ; en un panorama presidido por  bajos salarios, desempleo, alquileres inaccesibles, títulos universitarios desprestigiados por la corrupción ( otra más), turismo que se nos va,- agotado su modelo de bajo valor añadido- deuda, déficit y estructuras económicas incapaces de competir en un mercado global.

Ante el desastre que se avecina, todos andan buscan el paraguas de la salvación personal en forma de empleo público, monopolio, prebenda, jubilación o formar parte de la burbuja política que sólo hace que aumentar ( asesores, diputados inservibles, cargos en empresas públicas, etc).

Sólo en este panorama es posible interpretar el conflicto del taxi. 

En su día, durante el Franquismo, el sector pasó a ser intervenido y regulado. Era lógico que así fuera. En las grandes ciudades el espacio es limitado y el servicio necesario. Ya tenemos pues un sector, calificado de servicio público, y sujeto a licencia administrativa para su ejercicio. A partir de ahí, el servicio público requería que se prestara en condiciones de calidad, con ciertas garantías, y precios intervenidos. Muy bien, ello significaba  buenos conductores y equipos suficientes para la prestación de la actividad, entre otros requisitos.  Así pues, en cada momento los poderes públicos fijarían, atendido el interés general, el número de licencias en cada ciudad, y resolverían en su caso el exceso de solicitudes, a través de un concurso público, escogiendo siempre a las mejores ofertas.

Pero como era de esperar en un régimen corrupto, no siempre se cumplieron estos requisitos esenciales, y además se autorizó  la " mercantilización de las licencias". Muchos titulares de estas licencias ( algunos con varias en su poder ¿ cómo fue posible llegar a esto?) pasaron a venderlas a precios especulativos, y otros, al amparo de diversas figuras jurídicas, a arrendarlas o explotarlas mediante empleados en formas de  contratos de sociedad. Hay todo un submundo detrás de muchas de las licencias, que no resistiría una inspección de trabajo, sino se hiciera la vista gorda.

Y estando así las cosas, nuestra entrada en la UE, y la liberalización de los servicios que se nos viene imponiendo, nos trajo de la mano de las multinacionales la llegada al sector de la famosas licencias VTC, de la mano de Uber y Cabify, un eufemismo  o modelo de negocio denominado " economía colaborativa".  Lo que se utiliza en este caso el cliente, es un arrendamiento de vehículo, con conductor ; pero el cliente en realidad no contrata con dicho conductor y vehículo. La multinacional armada de una plataforma digital, recibe el pedido en salida y destino del cliente, ordena al vehículo más próximo a la localización la búsqueda del pasajero;  y hasta le cobra el servicio, si lo prefiere  a través de su aplicación mediante el teléfono móvil.Y no todo queda ahí : el cliente  en su móvil, puede hacer seguimiento de la llegada del vehículo en kilómetros y tiempo, y en la la misma prestación del servicio, recibe, en el trayecto, atenciones para poder utilizar WI-FI, toallitas de refresco y hasta agua mineral, todo  gratuitamente, entre otros servicios de atención. Y ademas, por un precio muy inferior al del taxi tradicional. Encima, Cafiby da un precio cerrado. Los embotellamientos y paradas en el trayecto, no afectan al precio.

El chófer y vehículo que presta el servicio, a la hora de la verdad, no es más que un falso autónomo, al que la multinacional le da entrada en su  aplicación  informática, a cambio de cobrarle un porcentaje por viaje realizado. Otro cachondeo más, porque quien dirige, contrata y  organiza el servicio y dar entrada en la plataforma o no, es la propia multinacional.

Cuando se trató de implantar el sistema, el taxi se insurreccionó, y protestas tras protestas, la administración decidió regularlo. Nacieron las licencias VTC. Se otorgarían un determinado número de licencias, por cada una de taxi.

Pero claro, el sistema Cafiby es mucho más barato, práctico y eficaz frente al consumidor. Está llamado a acabar con el taxi con la lógica neoliberal del mercado y ello es debido a que un taxi no puede competir en precio, entre otras razones porque debe cualquier taxista tener en cuenta en sus tarifas el precio que le supuso la adquisición  especulativa  de su licencia, con la que unos cuantos hicieron, nunca mejor dicho, su agosto a costa de los trabajadores del taxi. Por otra parte, tampoco puede competir, porque las multinacional a la hora de adquirir combustible, seguros, compras de vehículos, calidad de éstos y reparaciones en talleres,  tiene mucha más fuerza de compras que el gremio de taxistas, es decir, los adquiere más baratos.

Y así, están nuestras ciudades paralizadas, discutiendo con el Estado si deben concederse 30 o más licencias, por cada una de taxi, o menos,  en un esfuerzo temporal por parte del sufrido taxista para impedir que el pez grande se coma al chico, como siempre acaba ocurriendo en el mundo neoliberal, disfrazado de palabrejas, como competitividad, mercado y emprendedor. Palabrejas estas, que hasta los más humildes repiten, totalmente alienados, como verdades absolutas y necesarias, sin saber que las victimas de  dichos fonemas, tarde o temprano serán ellos mismos.

La solución es difícil y muchos trabajadores del taxi pueden irse a la ruina, después de haber pagado a precio de oro su licencias. Las licencias siempre debieron haberse otorgado a las personas, y una vez retiradas estas del servicio, por incapacidad, sanción o jubilación de su titular, volver a la propiedad de quien siempre fueron, es decir del Estado, para ser de nuevo concedidas a quien mejor lo mereciese. Pero qué le vas a decir a una oligarquía como la española, que sólo sabe hacer negocios al lado del BOE, al que por otra parte controla a través de politicastros bien amancebados con las puertas giratorias.

El tal Cafiby o el Uber, no debieron de haber aparecido nunca por estos pagos. Bastaba prohibirlos. Son empresas que utilizan como autónomos a sus empleados, ahorrándose la seguridad social.

Este país es un desastre. Cuando regula  un mercado no lo hace en favor del usuario del servicio, ni del trabajador que lo presta. Y cuando no lo regula, lo entrega a una multinacional, que impone sus reglas a los trabajadores.


Pd.- El fachómetro lleva dos días sin moverse. Pero el juez Larrena, el del Supremo, ha sido sorprendido cenando en un restaurante cercado a Gerona, con el ex ministro del interior. Vamos, con el que planeó el proceso contra los presos políticos catalanes que mantiene en la cárcel.  O sea, una Justicia  no independiente y una separación de poderes que muchos sabemos que no existe. En Europa opinan lo mismo. Sólo cuatro fanáticos la defienden, más que nada porque nunca tuvieron opinión propia, salvo repetir lo que escuchaban en el telediario.


















jueves, 26 de julio de 2018

fachómetro del día : 26/01/2108



Ha cubierto su cuota, como era de esperar.  En Gerona, varios individuos con estética nazi y armados de cadenas y puños de hierro, han atacado a varios independentistas sentados en la terraza de un café. Leves contusiones y no ha llegado la sangre al río. Hubo de intervenir la policía.

El envarado castellano y mesetario Pablito Casado, reconvertido ( él  es de Palencia) en  todo el aspecto de un  pijo madrileño, con el fin de pacificar aún más las Españas, ha propuesto dos delitos más a nuestro Código Penal. El primero, el de rebelión " impropia" ; será  por aquello de  que con la actual redacción nunca hubo rebelión, aunque eso es lo de menos pues los presos políticos siguen en cárcel  ( siempre "mantenella y no enmendalla") ; y el segundo, la convocatoria de referéndum ilegal.

Un día cualquiera. Los habrá peores.